top of page
Logotipo Merçè Brey
  • LinkedIn
  • Instagram
  • Facebook
  • Youtube
  • Spotify
País

Copyright © 2024 Mercè Brey | Diseño Mashup Comunicació

Merce Brey Rodriguez, como responsable, trata los datos personales que proporciones con el fin de ponerme en contacto contigo para la prestación del servicio por los medios indicados en base a tu consentimiento, y también con la finalidad de comunicaciones comerciales. Puede que los datos que me facilites sean compartidos con terceros de acuerdo con lo que se establece en la Política de Privacidad y Cookies. Además, puedes revocar tu consentimiento, consultar cómo ejercer tus derechos y ampliar la información sobre el tratamiento de tus datos en la Política de Privacidad y Cookies.

Cerrar los ojos y ver es alcanzar la maestría en el liderazgo

Chico mirando al hori

En El principito, la obra maestra de Saint-Exupéry, podemos leer: «[…] solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos». ¡Cuánta grandeza en esta sencilla frase! Lo que vemos con nuestros ojos, en realidad, es una pequeña porción de lo que sea que conforme esa visión.


En una organización (o en un grupo de amigos, o en la relación que pueda darse en el seno de una familia), la forma habitual de «mirar» lo que está aconteciendo es siguiendo una pauta de este estilo:


  1. En primer lugar, observo cómo actúo yo como individuo en ese contexto.

  2. Levanto la mirada, y el análisis se centra en el «yo y tú» o en el «yo y nosotrxs».

  3. A continuación, la atención se traslada hacia el yo contextualizado dentro de un grupo (nosotrxs) interactuando. 


A partir de ahí, intentamos comprender y sacar conclusiones para poder actuar si es preciso. Ésta es una buena mirada, pero poco profunda, a tenor de la complejidad de lo que nos circunda. Permíteme que ilustre a lo que me refiero con una metáfora.


Hace un par de años estuve en Islandia. Un hermoso país de contrastes, donde la aridez y exuberancia conviven en la naturaleza. A pesar de los numerosos volcanes repartidos por toda la geografía, se tiene la sensación de vivir una calma exquisita. Las entrañas de la tierra pueden estar hirviendo y explosionar en cualquier momento y no tener en absoluto consciencia de ello en la superficie.


La parte exterior de Islandia está interconectada con una realidad subterránea que, aunque no visible desde fuera, la condiciona: el hecho de que no veamos la cámara magmática no significa que no pueda haber una erupción volcánica.


Traslademos esta mirada al mundo corporativo. Observando de forma tradicional (si hacemos un paralelismo con la metáfora, diríamos «mirando el paisaje»), podríamos ver, por ejemplo, un comportamiento poco comprensible en un equipo y determinar simplemente que no funciona.


Imaginemos que se está dando una rotación demasiado elevada, un desánimo constante, conflictos injustificados, etc. Pero es posible que no estemos percibiendo dinámicas que puedan estar dándose en un nivel mucho más sutil (dijéramos, que «no hemos percibido la cámara magmática») como por ejemplo, lo que llamamos en Systemic Management lealtades inconscientes entre lxs miembrxs.


Una organización es un sistema que, a su vez, está compuesto por innumerables subsistemas interconectados entre sí (individuos, departamentos, clientes, proveedores, etc.). Lo que pase en cada uno de los subsistemas, por distantes que parezcan, repercute en otros subsistemas aunque, aparentemente, no tengan nada que ver. 


Siguiendo con nuestro ejemplo de un equipo donde continuamente se dan conflictos, quizás la raíz del problema pueda ser el despido injustificado de un antiguo miembro del departamento que, en su día, no fue digerido por el resto de componentes. A pesar de que este acontecimiento haya tenido lugar tiempo atrás, puede seguir habiendo un resentimiento que podríamos tildar de inconsciente y que repercute en la forma en que el grupo se comporta.  Percibir esta dinámica oculta nos da la clave para solventar definitivamente el problema.


Expandir la mirada y ver más allá de lo evidente, ver sin necesidad de utilizar los ojos, incorporar la visión sistémica, es dar un paso de gigante en la comprensión de las dinámicas organizacionales y avanzar hacia la excelencia en el liderazgo.


Este enfoque da solución a dificultades que desde la lógica más racional no alcanzamos a comprender.


Comments


bottom of page